...Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES!

COSTUMBRES CRISTIANAS

Escrito por laverdadliberta 22-10-2009 en General. Comentarios (20)

 

LAS COSTUMBRES Y LA VIDA CRISTIANA

(Hechos 6:13-14; Hechos 16:19-21)

 

 

Costumbres, reglas sociales que definen el comportamiento de las personas en una sociedad y cuya violación tiene como consecuencia una gran desaprobación o un castigo.

Las costumbres o tradiciones de un pueblo, se refiere al comportamiento común a todos sus miembros. Conjunto de cualidades o inclinaciones y usos que forman el carácter distintivo de una nación o persona.

 

Masora (en hebreo, 'tradición'), término aplicado a la tradición hebrea (que en su origen se transmitió por vía oral).

La Haskalá (en hebreo ‘Ilustración’), movimiento del siglo XVIII encaminado a familiarizar a los judíos con la cultura occidental, fue iniciado por el filósofo judío alemán Moses Mendelssohn.

 

La Halajá: constituía la visión del mundo y una manera de vivir, la senda que se debía seguir por el mundo: las leyes, costumbres y prácticas judías. Todas las formas históricas del judaísmo premoderno constituían (y aún hoy el judaísmo tradicional lo constituye), un sistema de cultura integral, que abarca la totalidad de la existencia individual y comunitaria de las personas. Es un sistema de santificación en el que todo está sometido a la voluntad expresa de Dios, de acuerdo con modelos divinos revelados sobre el orden y la legalidad.

 

Las costumbres de un pueblo, dependen en gran parte del entorno geográfico y la influencia cultural que éste haya tenido: Isaías 2:5-6: Venid, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Jehová. Ciertamente tú has dejado tu pueblo, la casa de Jacob, porque están llenos de costumbres traídas del oriente, y de agoreros, como los filisteos; y pactan con hijos de extranjeros.

 

Ezequiel 11:12: Y sabréis que yo soy Jehová; porque no habéis andado en mis estatutos, ni habéis obedecido mis decretos, sino según las costumbres de las naciones que os rodean habéis hecho.

 

Acerca de las costumbres la Biblia expresa: “Porque las costumbres de los pueblos son vanidad” (Jeremías. 10:3)

 

Las costumbres suelen ser buenas, siempre y cuando estas no atenten contra lo justo, lo puro y lo honesto. Cuando los fariseos y los escribas vieron a los discípulos recoger espigas un sábado, esto para ellos fue un gran escándalo, ya que sus costumbres y tradiciones no permitían tales cosas, pero Jesús les muestra un camino más excelente: el de la misericordia.

 

La observancia de las costumbres religiosas al extremo, pueden llevar al creyente a convertirse en legalista, ya que está tan arraigado a ellas que la NO observancia de las mismas por parte de algún hermano, se constituye en una falta grave digna de reprensión. Por ejemplo: sabemos que el ayuno está constituido por Dios y es bíblico, pero la forma como nosotros lo hacemos no es igual a la forma de hacerlo los judíos, es decir, el ayuno en cuanto a la forma no es igual al ayuno que describe la Biblia. Entonces nosotros hemos adoptado una costumbre: oramos, cantamos, hay una dirección y una predicación en el ayuno, por lo regular así lo hacemos, pero si alguno se le ocurre sólo orar y cantar no está malo, porque no es la forma de hacer las cosas lo que cuenta para Dios sino la disposición de nuestro corazón para hacerlas.

 

Nosotros nos hemos acogido a una forma y a unas prácticas que hemos aceptado, y que son buenas y que forman parte de la organización de la Iglesia: por ejemplo: el culto a Dios es bíblico, claro que sí,  pero los horarios que hemos adoptado para celebrarlos no los hemos sacado de la Biblia, sino que son costumbres implantadas, que repito,            

no son malas, sino es una forma de organizarnos, pero si se diera el caso de cambiarlos, no habría ningún problema al respecto.

Por eso NO podemos vivir sujetos a preceptos y costumbres porque el día que se den los cambios vamos a experimentar una desagradable sensación y molestia, debemos estar preparados para los cambios que se den en la Iglesia.

 

Por eso es que a muchos oír de una escuela dominical un día distinto al domingo, les resulta raro, e incluso insólito.

 

Lo realmente importante es que se respeten, que se mantengan los fundamentos, las formas pueden cambiar, cuantas veces se quiera, pero el fundamento del Señor está firme, no se mueve, no se cambia.

Es la esencia de las cosas lo que importa en verdad, no la forma de las mismas.

 

Tengamos en cuenta que Dios habita en la eternidad, a El no lo afectan los días, los  meses ni los años, ni los horarios. Gálatas 4:10, Guardaís los días, lo meses, los tiempos y los años.

 

LA ORACIÓN

 

La oración para los judíos es una práctica que está sujeta a ciertas costumbres y tradiciones, por eso cuando Jesús rompe con ese esquema que ellos tenían viene el rechazo por parte de aquellos que defendían la tradición. Y Jesús les enseña a sus discípulos una forma diferente a la tradicional: Mateo 6:5-9: Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. Vosotros, pues, oraréis así:…

 

En verdad tenían una forma pero no era importante la forma sino la esencia, y es lo que Jesús les enseñaba.

 

Por tradición, los judíos oran tres veces al día: por la mañana (shaharit), por la tarde (minjá) y al anochecer (maariv). Se cree que estos tres momentos de oración corresponden a los tiempos en que los sacrificios se ofrecían en el templo de Jerusalén. (Como es el caso de Daniel, como lo registra la escritura).Las congregaciones mínimas (minyán) para orar están formadas por grupos de diez hombres.

 

El único elemento que se requiere para todos los servicios religiosos judíos es el de una serie de bendiciones llamadas Tefillá; también recibe el nombre de Amidá, u oración de pie, porque se recita en esa posición, y el Shemoné Esré, que recibe este nombre porque originalmente estaba compuesto por dieciocho bendiciones.

 

Hoy en día, las oraciones que se realizan durante los días de semana se componen de diecinueve bendiciones, dentro de las que se incluyen trece peticiones por el bienestar y por la restauración mesiánica.

 

Durante cada shabat (día de reposo judío) y en las distintas festividades, estas peticiones se reemplazan por oraciones especiales que corresponden a esas fiestas. La segunda oración en importancia es el Shemá que se hace por la mañana y al atardecer. Todos los servicios religiosos concluyen con dos oraciones mesiánicas: el primero se llama Alenu; el segundo es una doxología aramea llamada Kadish.

 

Como señal de devoción a Dios, durante las oraciones matinales de los días ordinarios de la semana, los judíos adultos observantes llevan un chal de oración con flecos llamado talit (los flecos se llaman tsitsit) y unas filacterias (cajas de oración llamadas tefilín).

Ambas costumbres provienen de ciertos pasajes de las escrituras que se recitan y que corresponden a la Shemá.

 

Como tercera costumbre, ponen una mezuzá (caja de oración) en la entrada de la casa, como una manera de recordar que Dios está en todas partes.

Como señal de respeto hacia Dios, se cubren la cabeza para orar, ya sea con un sombrero o con un casquete (kipá).

Los judíos más piadosos siempre llevan la cabeza cubierta, aceptando así la constante presencia de Dios.

 

La Iglesia del Señor hoy no tiene día ni hora específica para orar, La Biblia nos enseña: Orando en TODO tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica... Efesios 6:18.

 

1Tesalonicenses 5:17: Orad sin cesar

 

EL CULTO

 

La forma del culto que nosotros hemos adoptado no es la forma del culto judío, la esencia y el objetivo del culto es el mismo: honrar, alabar, glorificar a Dios, pero los elementos del servicio difieren entre sí, por una razón muy sencilla: la diferencia cultural.

La Biblia no registra una forma de culto específica para nosotros los occidentales. Hemos adoptado algunas formas basadas en las escrituras:

Por ejemplo: en el tabernáculo no existían bancas o sillas; en el templo tampoco, nosotros las tenemos.

La costumbre era sentarse en el suelo en una posición muy particular.

Lo que nosotros llamamos altar, que en realidad es una plataforma, no se asemeja, ni en figura ni en uso al altar del templo judío, el cual se empleaba para ofrecer los holocaustos.

Nosotros tenemos cultos durante la semana, los judíos no. Los días de semana acudían al templo los escribas y sacerdotes para el estudio de la Torá y para ocuparse de la oración, algo parecido a los ayunos que se programan aquí durante la semana, pero sólo para pastores.

El culto correspondía al Sabath o día de reposo, que equivale al día sábado, y empezaba a la puesta del sol del viernes hasta la puesta de sol del sábado.

 

Lucas 4:16-20; Hechos 15:21; Hechos 13:14, Vers. 42 y 44:

 

LA OFRENDA

 

En el Antiguo Pacto hay registro que la ofrenda era colectada entre el pueblo, por ejemplo, cuando se iba a construir el Tabernáculo, ¿Recuerdan? Cuando Moisés mandó a parar la ofrenda.

 

Mateo 5:23-24:(Se trae la ofrenda al altar). Marcos 7:9-13; Marcos 12:41-44; Romanos 15:25, (Ofrenda de amor).

 

La ofrenda fue instituída por Dios y hace parte del culto. Lo importante es darla de corazón, con alegría, no con tristeza y de lo que tenemos, no de lo que nos sobra, Dios nos es mendigo.

 

LA CENA DEL SEÑOR

 

Podemos considerarla una fiesta conmemorativa, y fue instituida por el Señor Jesús antes de su muerte: 1 Corintios 11:23-26. Los cristianos nos gozamos cuando nos reunimos como Iglesia a participar de la Cena del Señor. No puedo detenerme mucho aquí porque sencillamente es algo inexplicable. Cada participante adquiere una experiencia maravillosa, personal y colectiva.

________________________________________________

 

Pero hay otras formas, costumbres y celebraciones, que aunque no son bíblicas, obedecen al sentir cristiano y son formas de honrar a Dios y tienen la aprobación de Dios. Recuerde lo que el mismo Señor estableció:

 

“Todo lo que atares en la tierra, será atado en el cielo”. De tal forma que son instituciones muy nuestras, pero de igual forma válidas y coherentes.

Por ejemplo, usted no encuentra en la Biblia: cultos misioneros, ni semana de la familia, ni Escuela Bíblica Vacacional, pero lo hemos adoptado y de igual forma son de bendición para el pueblo de Dios.

Aunque podríamos considerar la reunión de los 120 en el aposento Alto como un Culto pro-recepción del Espíritu Santo, porque para tal fin se reunieron allí.

 

Es así como unas formas se adoptan de la Biblia, otras no, pero lo realmente importante es, independientemente de la forma como lo hagamos, o los métodos que nos inventemos de aquí en adelante, es conservar, respetar los fundamentos: el culto a Dios, la adoración en Espíritu y en verdad, haciendo todo como lo ordena la Biblia: decentemente y con orden; guardando la reverencia, el respeto, y siempre con el objetivo primario de agradar a Dios en todo lo que hagamos.

 

Quiero compartir con ustedes algo sobre las fiestas judías:

 

LAS FIESTAS JUDÍAS

 

Dentro del año judío existen cinco grandes fiestas y dos de menor importancia. En un principio, tres de las mayores tenían su origen en la agricultura y se relacionaban directamente con las estaciones del año en Israel. La fiesta de la primavera o Pésaj (Pascua), marcaba el inicio de la cosecha de la cebada, y cincuenta días más tarde, el Shavuot (‘semanas’ o Pentecostés) marcaba su término. Durante el Sukot (‘tabernáculo’) se celebra la cosecha de otoño, fiesta que va precedida por un periodo de diez días de purificación de toda la comunidad.

 

Desde épocas muy antiguas, se han asociado estas fiestas con acontecimientos importantes de la historia de Israel. La Pascua conmemora el éxodo desde Egipto. Shavuot se relaciona con el momento en que Dios, en el monte Sinaí, entregó la Torá al pueblo de Israel.

 

Esta fiesta está marcada por la solemne lectura de los Diez Mandamientos en la sinagoga. Sukot aún es observado como una fiesta de la cosecha; se instalan cabañas en los campos (o en las casas) y los judíos comen en ellas durante los siete días que dura la fiesta; esta práctica simboliza las tiendas en las que los israelitas moraron durante su viaje a la Tierra Prometida. El periodo de los diez días de penitencia que preceden a Sukot se inicia con la celebración del año nuevo, el Rosh Ha-shaná, y termina con el Yom Kipur, el Día de la Expiación.

 

Rosh Ha-shaná (del hebreo, ‘comienzo del año’), año nuevo judío, celebrado en el primer y segundo día del mes judío de Tishrei (que tiene lugar en septiembre u octubre) por los judíos ortodoxos y conservadores fuera de las fronteras israelíes y sólo el primer día por los judíos reformistas que habitan en Israel. Con él empieza la observancia de los Diez Días Penitenciales, un periodo que finaliza con el Yom Kipur que es el día más solemne del calendario judío. Rosh Ha-shaná y Yom Kipur son conocidos como los Días Santos Supremos.

 

La conmoción que Jesús causó entre los sacerdotes y principales judíos fue precisamente por este motivo, porque ellos decían que “este hombre” vino a trastornarnos cambiando las costumbres y tradiciones judías. Juan 9:16 Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo.

Eso es lo que dice hebreos 13:12-19:

Colosenses 2:16-22:

 

Para concluir, los cristianos propiamente dichos no vivimos o dependemos de tradiciones, aun cuando las practiquemos, no dependemos de ellas, sino que nuestra vida cristiana depende de una verdadera devoción a Dios y de la obediencia incondicional a su Palabra.

Las tradiciones no salvan, las formas no salvan, la obediencia a Dios por la observancia de su Palabra, sí.

 

El Señor Jesucristo les bendiga!

 

Hno. Ricardo López F.

Predicador del Evangelio

 

¡VEN A ENCONTRARTE CON JESÚS!

Escrito por laverdadliberta 22-10-2009 en General. Comentarios (3)

 

¡VEN A ENCONTRARTE CON JESÚS!

 

Amós 4:12, Por tanto, de esta manera te haré a ti, oh Israel; y porque te he de hacer esto, prepárate para venir al encuentro de tu Dios, oh Israel.

 

El hombre a lo largo de su existencia ha tenido diversas experiencias extrasensoriales, cosas que ha logrado percibir más allá de sus sentidos naturales, y experiencias que han marcado, e incluso cambiado su idea de Dios.

Indudablemente, se es una persona antes de una experiencia espiritual, y se es otra muy diferente después de tener una experiencia o un encuentro con Dios.

 

Moisés se encontraba realizando la tarea diaria que le correspondía hacer, que consistía en cuidar el rebaño de Jetro, su suegro, cuando observó algo que él nunca antes había observado: una zarza que ardía y que no se consumía.

Era increíble, era una experiencia sobrenatural, algo extraña e incomprensible para él.

Pero note usted que la actitud de Moisés no fue de indiferencia, sino que él queriendo saber que era aquello, dice la Biblia que se acercó a ver porque la zarza ardía y no se consumía.

Era común observar en el desierto, y por cierta época del año en que el calor era mucho más abrasador, como estos pequeños arbustos ardían espontáneamente por la actividad solar, pero se consumían casi de manera instantánea, por eso la extrañeza de Moisés.

 

Pero mayor sorpresa fue para él, que el arbusto le hablara, y le llamara por su nombre: ¡Moisés, Moisés! Pero no era el arbusto, era Dios hablándole, y le dijo:

“YO SOY EL QUE SOY”.

Quizá usted ha asistido a un culto pentecostal con curiosidad, y muchas cosas que usted ha observado allí le parecerán extrañas, nuevas e incomprensibles. Tal vez usted se ha acercado a ver una zarza que arde y no se consume, pero esté atento, porque en cualquier momento Dios te va a llamar de en medio de la zarza, y si oyes hoy su voz, no endurezcas tu corazón.

El objetivo de congregarse es tener un encuentro real con Dios y no un encuentro social. El objetivo real de congregarme es darme cita con Jesús para sentir su presencia y llenarme más de El.

 

Dios siempre ha querido acercarse al hombre, es el hombre quien no se quiere acercar a Dios. Dice la Biblia: “Acercaos a Dios y El se acercará a vosotros”; es decir, existe un acondicionamiento, Dios quiere acercarse a tu vida, quiere que tengas una experiencia con él, quiere impartirte su amor, su bendición y hacerte partícipe de sus promesas, pero El también espera que usted le salga al encuentro, se acerque a él, sin temores, sin reservas, sin miedos, sin prejuicios.

 

Porque hay quienes temen acercarse a Dios por el miedo al que dirán; otros, por los prejuicios sociales, culturales, incluso religiosos.

 

Pero déjeme decirle, que en Dios no existen tales prejuicios, porque él, que es poderoso, no hace acepción de personas. El siendo el Rey del Universo, no hace distinción de clases sociales, le da igual el de estrato 1 bajo, que el de estrato 6 alto; porque lo que a Dios le interesa de ti no es tu posición social o económica, sino tu corazón.

Hay quienes ponen obstáculos para venir al encuentro con Jesús, pero libérese de todo prejuicio y pensamiento contrario y disponga su corazón para tener un encuentro con Jesús, un encuentro real con el Rey del Universo.

 

La experiencia de aquellos que hemos tenido un encuentro con Jesús es sencillamente hermosa. Hay muchas formas de tener encuentros con Dios, las experiencias son variadas, lo que si no varía es que antes que este encuentro se produzca, debe existir en nosotros una exaltación, un reconocimiento, la aceptación del Señorío de Cristo sobre nuestra vida.

Jesús es el Señor de nuestra vida, y la mejor forma de reconocerlo es exaltándolo y rindiendo nuestra vida a El.

Para muchos, tener un encuentro con Jesús, resulta algo difícil, porque ven a Dios como un ser inalcanzable, lejano, como de otra galaxia... Pero como dijo alguien: “Dios está a la distancia de una oración”, si tu le alabas de corazón, el se hace presente y se manifiesta a tu vida para que tengas un encuentro real con El.

 

Dios habita en luz inaccesible, El está sentado sobre un Trono Alto y Sublime, pero cuando hay un pueblo y corazones sinceros, dispuestos para Dios, que comenzamos a adorarle, a exaltarle, a alabarle en espíritu y en verdad, entonces la gloria de Dios desciende sobre aquel lugar y su presencia se manifiesta de una manera especial y maravillosa en la vida y el corazón de cada adorador.

 

La alabanza traspasa de manera insospechada los linderos de lo espiritual, es tan poderosa que atraviesa las esferas celestiales y llega hasta el tercer cielo, a la misma presencia de Dios. Allá donde están los ángeles, los querubines y serafines, adorando a Dios, hasta allá llega su alabanza y la mía, y Dios se manifiesta en la congregación, y empezamos a experimentar algo maravilloso en nuestra vida.

 

Romanos 11:33-36: ¡Dios es inmensamente rico! ¡Su inteligencia y su conocimiento son tan grandes que no se pueden medir! Nadie es capaz de entender sus decisiones, ni de explicar sus hechos.

¿Sabe alguien cómo piensa Dios? ¿Puede alguien darle consejos?

¿Puede acaso alguien regalarle algo a Dios, para que él esté obligado a darle algo a cambio? En realidad, todo fue creado por Dios, y existe por él y para él. Así que, ¡alabemos a Dios por siempre! Amén.

 

Sólo uno debe ser el dueño de nuestra exaltación, sólo para él debe ser nuestra adoración, para Jesús, el único merecedor de alabanza.

 

Salmos 71:6, En ti he sido sustentado desde el vientre; De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; De ti será siempre mi alabanza.

 

Hay un llamado para ti amigo, que por la gracia de Dios estás leyendo este mensaje en este momento. Un llamado de parte de Dios para que te encuentres con Jesús. Dios te está hablando, ¡Siéntelo!. Jesús está aquí, usted está aquí, este es el momento para que este encuentro se de, todo depende de su interés por tener un encuentro con Jesucristo, el Señor de tu vida. Salmo 95.

 

Éxodo 24:12 al 18: Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte,  y espera allá,  y te daré tablas de piedra,  y la ley,  y mandamientos que he escrito para enseñarles. Y se levantó Moisés con Josué su servidor,  y Moisés subió al monte de Dios. Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí,  y la nube lo cubrió por seis días;  y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. Y entró Moisés en medio de la nube,  y subió al monte;  y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.

 

Ven a encontrarte con Jesús, el te está llamando, así como llamó a Moisés de en medio de la zarza, él te llama, porque quiere tener un encuentro contigo, él tiene grandes propósitos para tu vida. Acércate a Jesús con confianza, ven a encontrarte con Jesús, acércate a él con alabanza, con adoración, y siente, experimenta la realidad de Dios en tu vida, acércate al monte de Dios, a la presencia de Dios. Hebreos 12:18 al 26.

 

 

Hno. Ricardo López F.

Predicador del Evangelio

 

LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS

Escrito por laverdadliberta 22-10-2009 en General. Comentarios (0)

ESTUDIOS BIBLICOS

                            CONOCIENDO LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS

 

 

                     LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS

                                                           Romanos 10:17

 

Introducción:

La Biblia: escritura del antiguo y nuevo testamento. Es el libro reconocido como La Palabra de Dios, del único Dios verdadero.

La Biblia nos muestra que Dios escribió y ordenó a sus siervos sus:

PRECEPTOS: significa: verdades asentadas, y están relacionadas con la conciencia y la conducta del hombre.

ESTATUTOS: Significan: obligaciones fijas. “ESTATUTOS” se deriva de la palabra “GRAVAR”. Los Estatutos son pensamientos gravados por la mano de Dios; son inalterables.

MANDAMIENTOS: La Palabra de Dios es dada con autoridad y se nos confía como un encargo, es una orden, y desobedecerla es un acto de rebelión.

JUICIOS: Son unas expresiones de la sabiduría de Dios. Por ella debemos juzgar y debemos ser juzgados. La Biblia es una guía justa y recta.

Estos preceptos, estatutos, mandamientos, juicios, quedarán registrados mediante la letra. Su plan, propósito, su voluntad respecto a la salvación del hombre (Deut. 9:10; Éxodo 24:7; Jer.36:2; Hab.2:2; Ap.1:19; Ap.14:13).

 

DESARROLLO:

Usos prácticos: Leerla – Oírla – Creerla – Amarla – Obedecerla – Presentarla.

Sólo hay una Biblia: Única – Incomparable –Indestructible, frente a los demás escritos que se asemejan a la Biblia como:

                 El Corán = Islámico               El Libro de la Muerte = Egipcio

                 Veda = De la India                 El Popul Wuh = Quiche de Guatemala

 

¿Por qué es única?

 

  1. Es la Revelación del Dios Único
  2. Es Inspirada por Dios
  3. Revela los planes y propósitos de Dios para salvar al hombre.
  4. Se centra en la manifestación de Dios en carne, esto es, en el Señor Jesucristo, el Salvador de la humanidad.

La palabra “Biblia” viene del griego “Biblio.” Que traduce “Libros”. Esta era la palabra para designar la corteza interior del junco llamado “Papiro” (crecía en los ríos poco profundos de Egipto y de Siria desde el puerto de Siria “Biblos”), del cual se hacían los rollos para escribir.

Las Sagradas Escrituras llevan el nombre de “Libros” (Deut.28:58; Jer.25:13). Juan Crisóstomo de Constantinopla le dio ese nombre.

 

Nombres utilizados para La Biblia:

 

  1. La Palabra de Dios : Marcos 7:13; Rom.10:17; Heb. 4:12
  2. Las Escrituras         : Mt.22:29; Hch.17:11; Rom.1:2
  3. El Pacto                  : Deut. 29:1; Salmo 103:18
  4. Los Preceptos         : 1R.2:3; Sal. 18:9
  5. Los Estatutos          : 1R.3:14; Sal.119:48.
  6. Los Mandamientos: Sal.119:104; 1Jn.5:3.
  7. Los Juicios: Neh. 9:13; Sal.19:9.
  8. El Libro de La Ley: Deut.29:21; Jos.1:8.

 

EL GRAN TEMA DE LA BIBLIA:

Es la redención del hombre efectuada por Dios.

El Antiguo y Nuevo testamento resalta el tema principal de La Biblia:

 

A.- Antiguo Testamento: preparación del redentor.

B.- Nuevo Testamento: El Evangelio – Manifestación del Redentor – El precio que se pagó por nuestra Salvación.

C.- Hechos de los Apóstoles: La Proclamación del Mensaje del Redentor.

D.- Las Epístolas: La Explicación de la Obra del Redentor.

E.- Apocalipsis: La Consumación de la Obra del Redentor.

 

La Biblia es Única y Diferente a los demás libros porque...

 

1.- Fue escrita en un período de 1.600 años.

2.- Escrita a lo largo de 60 generaciones

3.- Escrita por más de 40 personas pertenecientes a todas las clases sociales: reyes, campesinos, filósofos, pescadores, poetas, estadistas, eruditos.

 

MOISÉS      : Heredero del trono de Egipto (Ex.2:10), (fue escrita en el desierto).

JOSUÉ         : Militar (Jos.8:3).

SALOMÓN : Rey de Israel (Pr. 1:1).

NEHEMIAS: Sirviente de un rey (Neh.2:1).

DANIEL      : Primer ministro (Dn.2:48), (escrita en un palacio).

AMÓS         : Pastor de rebaños (Amós 1:1).

PEDRO       : Pescador (Mateo 5:2-3).

PABLO       : Rabino, maestro de la ley judía (Hch.22:3), (escrita desde prisión).

LUCAS       : Médico, escritor (Col.4:14), (mientras viajaba).

 

 

Escrita en Diferentes Épocas:

 

DAVID        :  Tiempos de guerra.

SALOMÓN :  Tiempos de paz.

PABLO        :  Tiempos de persecución.

 

 

Escrita en tres continentes:

 

Asia – África – Europa.

 

Escrita en tres idiomas:

 

1.-Hebreo: 2R.18:29,28; o lengua de Judá: Is.19:12. Recibe el nombre de lengua de Canaan, se escribía de izquierda a derecha y todas las letras eran consonantes.

 

2.- Arameo: 2R.17:24, idioma parecido al hebreo, el idioma de los babilonios.

 

3.- Griego: Se dice de la lengua indoeuropea hablada en Grecia y áreas vecinas.

Idioma empleado en sus obras por los escritores cristianos de la Antigüedad.

Era el idioma de los judíos de la diáspora que vivían en Palestina.

Diáspora. (Del gr. διασπορ, dispersión). f. Dispersión de los judíos exiliados de su país. || 2. Dispersión de grupos humanos que abandonan su lugar de origen.

 

DIVISIÓN DE LA BIBLIA:  (Antiguo y Nuevo Testamento)

 

Antiguo Testamento:  39 libros

Nuevo testamento    :  27 libros

Total                        :  66 libros

 

Libros Apócrifos: incluidos en algunas versiones o traducciones, aunque no en el canon bíblico, y no son de revelación divina.

Apócrifo, fa. (Del lat. apocry̆phus, y este del gr. πκρυφος, oculto). adj. Fabuloso, supuesto o fingido. || 2. Dicho de un libro atribuido a autor sagrado: Que no está, sin embargo, incluido en el canon de la Biblia.

 

Judith – Tobías – Eclesiásticos – La Sabiduría – 1 y 2 de Macabeos – Baruc – y otros.

 

Algunas razones por las cuales quedaron fueran del canon bíblico:

 

- Jesucristo nunca habló de ellos

- Tenían muchos errores

- Eran de un carácter pintoresco

- Carecían de inspiración divina

- Su contenido no concuerda con los libros del canon bíblico.

 

CONCLUSIÓN: Un llamado a todos los caballeros a orar, pidiendo al Señor que su Palabra quede grabada en nuestro corazón y en nuestra mente.

Como dice Colosenses 3: La Palabra de Cristo more en abundancia en vosotros”.

 

 

Hno. Ricardo López Fernández

Predicador del Evangelio